"El coronel no tiene quien le escriba"

"Ese libro representa mis miedos", me dijo quien me lo recomendó, y también me hizo saber que le era imposible explicarlo en una o más palabras...  Y esa fue la recomendación tan enigmática que me hizo leer este libro, ya que me interesaba saber cuáles eran los miedos de ese ser y por qué le era tan difícil explicarlos. 

Lo leí, así es; pero en el transcurso mismo de la historia, la parte de mi consciencia destinada a la crítica inmediata de lo leído, me reiteraba sin cesar la razón que tenía la inefabilidad de esos miedos que me transmitió quien me lo recomendó. 

Si bien García Márquez es un escritor estupendo, mis antecedentes con él no fueron lo mejor de mi historial como lectora, o del suyo como escritor... Ya que cada vez que tomaba alguna obra suya, sus palabras, aunque sublimes en ocasiones, no me atrapaban, y se me tornaban insulsas. Y era así como una y otra vez dejaba sin pena alguna los libros suyos que tomaba "Cien años de soledad", "Noticia de un secuestro", "Crónica de una muerte anunciada"... y sí, me pregunto por qué sus palabras no me encendían, y aún me sigue desconcertando tener tantos desencuentros indiferentes con él. 

Pero en cuanto agarré con un poquito de prejuicios, cabe destacar "El coronel no tiene quien le escriba", los mismos se fueron al tacho de la basura. Las palabras bonitas pero insulsas que ni mella me generaban estaban ausentes, y en cambio me encontré con las palabras justas, esas que te calan hondo, que te pegan en el estómago como si lo que transmitieran te estuviera sucediendo a ti mismo. 

Sabor amargo, incertidumbre... ¿o triste certeza? Esta obra es de aquellas que me dejan sin respiro, y hacen que se me erice la piel. 

Nada que agregar, simplemente este libro fue un antes y un después en mi más agria que dulce historia con Márquez. 

Comentarios

Entradas populares