"Clara, la loca"

Esta obra es una novela histórica de la uruguaya Mercedes Vigil, que se centra en las vivencias de Clara García de Zúñiga, una mujer que vivió en Argentina y en Uruguay a lo largo de toda su vida.
Clara, tuvo una existencia un tanto cruel, siempre fue una chica con arrebatos de rebeldía comunes, pero mal vistos en la época en que vivió, donde las mujeres tenían un escaso margen de libertad y un amplio y riguroso librito de normas a seguir para ser aceptadas y poder escapar de las típicas y censurantes habladurías. Este personaje real, fue el centro de las conversaciones de la época, dado que poseía una capacidad para transgredir sin disimulo y sin excusarse tremenda.
Desde pequeña fue sometida a la rigurosa educación católica que se les inclulcaba a las señoritas del siglo diecinueve, y al presenciar el abismo de diferencia entre la educación que recibía, y el paradisíaco libre abeldrío que ejercían sus hermanos varones, no escatimó en quejas y revoluciones.
Estas pequeños e inocentes anhelos de libertad, en cierto modo la condenaron a que su madre decidiera casarla ni bien entrada la adolescencia.
Una vez contarída en matrimonio, esta joven sufrió consecutivos arranques de violencia psicológica, física y sexual por parte de su marido.
Posteriormente, sus arrebatos transgresores siguieron generando habladurías "justificadas" que sin duda la
llevaron a el rotundo rechazo social del que fue víctima.
Dar a luz hijos ajenos al matrimonio, usar
el pelo suelto, mandar pintar habitaciones  de colores vivos, tener mascotas dentro de la casa y haberse tirado al arroyo miuelete cuando niña, un día de calor junto con sus hermanos, fueron los argumentos con que la declararon incompetente.
Clara pasó recluída los últimos tiempos de su vida en el altillo del actual museo Blanes. Allí se pasaba contanto los meses con las perlas de un collar que le dieron como regalo de bodas.
Es una historia conmovedora e indignante, la cual es contada desde una perspectiva histórica basada en investigaciones y con simientos bastante objetivos en comparación con la evidente
subjetividad que genera la historia en sí.
Sin duda, Clara y su sufrir perdura en las paredes del museo Blanes, su antigua y a
la vez actual residencia, en la que habita su retrato ambiguo y su esencia por sobre las demás obras.






Comentarios

  1. Este definitivamente entra a mi lista de libros por leer.

    por cierto clara me recordó Scarlett O'Hara del libro "Lo que el viento se llevo" si no lo has leído te lo recomiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no lo he leído. Lo buscaré. ¡Gracias por la recomendación!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares