"Pobby & Dingan"

A veces, sucede que un libro nos marca, pero es "olvidado" hasta que una simple asociación hace que aflore desde lo más profundo de nuestro inconsciente.
Eso me pasó ayer, cuando iba rumbo a francés, que tras cambiarme de atuendo tres veces debido al frío y a las dudas respecto a lo práctico y lo estético del mismo, caigo en la cuenta de que etaba vestida de grises azulados y celestes pálidos, mis colores favoritos. Es así, que inmediatamente de percatarme de lo susodicho, recuerdo el libro que les voy a reseñar, porque su tapa llevaba un celeste similar al que ese día portaba en gran medida. 
Un color, un sabor, un olor... una simple sensación se convierte en un punto clave de la evocación que a diario sentimos con diversos recuerdos enterrados, y ayer, le tocó emerger a esa lectura que me fascinó, y marcó un antes y un después en mis experiencias como lectora.
“Pobby y Dingan" fue escrita por Ben Rice, un autor nacido en el año 1972, que actualmente es profesor de inglés en Inglaterra.  
Trata a cerca de una niña que posee dos amigos imaginarios llamados Pobby y Dingan. Ellos, para ella son tan reales como cualquier otra persona, y su entorno en general se ha acostumbrado a la prescencia de esos dos seres imperceptibles para el mundo, a excepción de ella. Como en toda regla, en
su entorno hay una gran excepción: Ashmol, su hermano, quién está harto de sus "tonterías". 
Es ambientado en una zona de Australia que se dedica a la minería, más específicamente a la obtención de ópalos. El padre de esos dos niños trabaja en su mina, y un día, es acusado de ladrón tras la desaparición de un óplao de una mina vecina. Casualmente, este hecho coincide con la desaparición de Pobby y Dingan, y tras esa repentina ausencia Kellyanne, la hermana de Ashmol empieza a enfermar paulatinamente, hasta quedar postrada en su cama sin querer comer. 
Ashmol, preocupadísimo, empieza a buscar desesperadamente a los imaginarios de su hermana, y también, comienza una lucha por recobrar la dignidad de su padre, quién fue acusado siendo inocente. 
Este libro entraña una historia conmovedora, que nos hace replantearnos nuestro concepto de realidad. Los seres humanos, pasando la niñez, tendemos a establecer un límite concreto entre realidad y ficción, límite que en la práctica se torna difuso... difícil de aplicar en ciertos casos en que nuestros argumentos pierden valor y quedan obsoletos. La realidad es algo subjetivo, y los límites que establecemos no son una regla general. 

Comentarios

  1. ¡Hola! Acabo de leer tu entrada. Está genial, no me voy a cansar de decir que me fascina la manera en la que escribís. Sinceramente, me maravilló el libro solamente por haber leído esta reseña de tu parte. Espero poder conseguirle .PDF y leerlo. Y aguante tener amigos imaginarios. Yo tengo uno.. ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Sebas! Muchas gracias, me siento halagada. Si te maravilló el libro con tan poco, no dudo que al leerlo te enamores de él. ¡Yo lo leí en dos horas de contínuo! Yo nunca Pude tener uno... me siento incompetente en ese aspecto. Beso

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Agustina! Yo también participo en questasleyendo. ¡Estuve echando un vistazo y tengo que decirte que tienes un blog increíble! (Por cierto, me encanta la idea de ponerle música de fondo...) ¡Pásate por mi blog! http://casiunmillondehistorias.blogspot.com.es/ Un abrazo desde España. ¡Mucha suerte!
    PD: No conocía "Pobby y Dingan" y gracias a tu reseña ahora no me podré resistir a leerlo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Inés! Esperemos vernos en Buenos Aires en noviembre... la cosa está peleada, pero quizás tenemos suerte. Muchas gracias, me alegra que te haya gustado. Por nada, para eso se está, no te perderás de nada al leer "Pobby y Dingan". En breves iré por tu blog. Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares