Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

La boca de la tormenta

Despierto en un hotel. Aunque esté al lado soy extranjera. Un río y un acuerdo son menores distancias que el mar y la indiferencia, pero igual separan. El cuerpo lo siente. En cuanto toqué tierra mis plantas se desajustaron en dolor. Llegar es complicado con la perspectiva de quedarse, de hacer casa en lo desconocido. Los paisajes se extienden más allá de lo posible en la ausencia de recuerdos y referencias. Hay algo en mí que a veces, ante la incertidumbre, solo quiere ceñir todo a lo aprehensible, soltar google maps, saber con el cuerpo dónde estoy.  Pese al miedo las personas desconocidas me tratan con amabilidad y todo se vuelve un presagio benigno. Todo esta aquí.  Voy caminando por Montevido, ahora calle en vez de ciudad en una urbe que la doblega. Buenos Aires se me presenta de nuevo como un mamut inabarcable y mítico.  Miro a la izquierda y la veo, librería Libros del balcón. Un lugar donde ya estuve, un espacio que por analogía a otros familiares me retrotrae a casa. En la vidri…

Entradas más recientes

La campana de cristal

"Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" Haruki Murakami

Seda, Alessandro Baricco

"La borra del café"

Dune

Memorias de una geisha

El arte de tener razón

Una cita de El arte de tener razón

"rEDUvolution"

No a la literatura muerta